Descubre la gran verdad del mundo en el que vivimos ¡Despierta!

Piénsalo por un momento: Ahora mismo podrías estar en el lugar en el que quisieras, quizá pasando las mejores vacaciones de tu vida, quizá conociendo nuevos lugares… y, sin embargo, sigues aquí ensimismado delante de la pantalla de tu ordenador.

¿En realidad qué es exactamente lo que te está bloqueando? ¿Qué es lo que hace que seas incapaz de poder alcanzar tus metas? Todos los días haces lo mismo: te despiertas en el mismo lugar y sigues en tu rutina del día a día sin que realmente cambie nada.

Pero esto no ha sido así: hubo un tiempo en que cada día era un nuevo desafío…Los días parecían eternos pero en algún momento todo cambio.

Ahora todo es rutinario ¿Se supone que esto es crecer? ¿Y ser libres? Realmente… ¿Somos Libres?

Los alimentos, el agua, la tierra, todo aquello que necesitamos para vivir es propiedad de las corporaciones,  ya no hay frutas en los arboles ni agua limpia en los arroyos. Intenta tomar lo que provee el planeta e iras preso. Sigue sus reglas y te ira bien.

Descubrimos el mundo a través de un libro de texto. Pasamos años sentado repitiendo lo que nos dicen, nos ponen a prueba y nos clasifican como a sujetos de laboratorio. Educados no para marcar la diferencia en este mundo, sino para seguir igual que el resto, lo suficientemente inteligentes como para hacer nuestro trabajo… Pero no para cuestionar porque lo hacemos.

Trabajamos y trabajamos sin parar para poder vivir… mejor dicho, para poder sobrevivir, no tenemos el tiempo suficiente como para poder disfrutar de nuestra vida.

Llega el momento en el que recapacitamos, miramos al pasado y comprendemos todo el tiempo perdido, es en ese momento al final del camino que nos damos cuenta que la vida es única y que no somos más que combustibles que alimentan a la elite.… pero ya es demasiado tarde,  ya estamos demasiado viejos para seguir trabajando y entonces nos empiezan a dejar morir, ya no nos queda más que hacernos a un lado y dejar que nuestros hijos entren en el juego, ellos participarán en el tablero de la vida en dónde no serán más que nuevos peones manejados por alguna empresa tras la que se esconde la elite.

En realidad, no somos libres… pero ellos quieren que pensemos que si: nosotros construimos lo que nos mandan, luchamos en sus guerras ¿y todo por qué? Por el dinero. Así es como ellos nos dieron el dinero y nosotros les dimos el mundo.

De hecho, hemos hipotecado nuestras vidas por este metal: los árboles desaparecen y son intercambiados por fábricas, el agua pura ya no existe y los residuos tóxicos se encargan de mermar su calidad de forma progresiva.

El problema del hambre se incrementa; las diferencias entre ricos y pobres también lo hacen y parece que nadie quiere ponerle remedio.

Sabías que en cualquier lugar del mundo hoy en día hay una probabilidad de 42% de contraer cáncer por los efectos de los campos electromagnéticos que producen las líneas telefónicas y los paquetes de wifi. Produciéndote problemas cardiovasculares la cual mata a uno de cada tres personas.

Tomamos medicamentos recetados para tratar estos problemas, pero la atención media es la tercera causa de muerte después del cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Se nos alientan a donar dinero para ayudar a los científicos a crear más drogas para prolongar el problema envés de eliminarla pero las industrias farmacéuticas y las sociedades oncológicas dependen de nuestro sufrimiento para obtener un beneficio, así es que cuando creemos que estamos descubriendo la cura, en realidad, estamos huyendo de la causa.

Somos lo que comemos y los alimentos están diseñada y manipuladas solo para enriquecer a las industrias nos llenamos de químicos tóxicos, los animales que comemos vienen de animales llenos de drogas transgénicos y enfermedades, pero no vemos esto cuando tenemos una Coca-Cola y una hamburguesa triple en nuestro plato.

Las corporaciones monopolizadas que controlan los medios de comunicaciones no quieren que lo sepamos, nos muestran un mundo de fantasía y nos hacen creer que es la realidad.

La elección presidencial bien podría ser como tirar una moneda al aire, son dos caras pero una misma moneda,  el mundo sigue igual no nos damos cuenta que los políticos no trabajan para nosotros, trabajan para aquellos que los llevaron al poder.

Es hora de empezar a cambiar el mundo de una vez por todas; no es algo de ayer o de mañana, es de ahora mismo. Si queremos legar nuestro planeta a futuras generaciones y que nuestros descendientes puedan vivir una vida plena, hay que cambiar las cosas desde ya mismo.

Ahora Internet nos da el poder de compartir un mensaje y unir a millones de personas alrededor del mundo y es hora que tú y yo cambiemos el mundo.

¡¡Comparte y difunde este mensaje!!¡¡Hazlo llegar a todo el mundo!!

Share on Pinterest